Performers

INTEGRANTES Y SU EXPERIENCIA

 

Cynthia Granados

La idea se desarrolló en colaboración de María Fernanda Freyermuth. En una manta con la silueta de México le pedía a la gente que escribiera en una palabra lo peor de México. Para todos fue muy fácil y rápido pensar en algo, la palabra más concurrida fue “corrupción”, en cambio las palabras “gobernantes”, “delincuencia” y “violencia”, también se repitieron. Posteriormente, les pedí sobre un listón verde que escribieran qué pueden hacer ell@s para empezar al mejorar eso, ésta reflexión costaba un poco más de trabajo y en un par de ocasiones no hubo propuesta. Al llenar el mapa con las palabras, lo dejamos colgado en los árboles de la plaza de la República, sostenido por los listones de propuestas que esperamos, lleve a cabo cada uno de los participantes.

Sitio Web

http://cynnamoon.blogspot.mx

 

 

Arantxa Araujo

A finales de noviembre presenté dos obras en la Ciudad de México, donde me invitaron dos artistas. El primero fue Alex Chellet en el Festival Huerto Roma Verde, para el segundo me invitó Da Pajararan (Daniela Falcon) a crear un performance público en el Monumento a la Revolución a un lado de otros artistas. Me parece sumamente importante estas iniciativas que se crean por jóvenes para seguir investigando al performance en espacios no convencionales y creando oportunidades para un mayor sector de la población de consumir arte, crear comunidades, empezar conversaciones y utilizar elementos como nuestras herramientas en el cambio social.

https://www.vice.com/es_mx/article/8xv5n4/creators-la-mexicana-arantxa-araujo-une-neurociencia-y-arte-en-sus-performances

Sitio Web

http://www.arantxaaraujo.com

 

Esmeralda Osejo

Mi intervención pretendía comunicar sentimientos a través de la voz, concentrándome principalmente en la empatía y la relación entre las personas y su entorno (que incluye a otras personas). Primero tenía la idea de intervenir con improvisación sonora sin palabras, partiendo de la idea de que el lenguaje y las palabras limitan: pero me di cuenta de que los sonidos no bastaban para sacar a la gente de su inercia o indiferencia. Noté un gran cambio cuando empecé a utilizar palabras, cantando, hablándole directamente a cada persona con la que me encontraba (pero no lo suficiente para incomodarlos). Lo mejor de la experiencia fue el darme cuenta de que en verdad podía interactuar y hacer sonreír a la gente. Iba ajustando el discurso según lo que percibía de cada quien y en su mayoría las personas a las que les cantaba sobre sonreir (a veces literalmente sólo les decía “sonríe”) devolvían la sonrisa, uno incluso me regaló una pulsera. Creo que acciones como esta pueden ser una buena manera de alentar a las personas y regalarles un buen momento, para mí, el hecho de que una persona sonría, aunque sea una sóla vez durante el día, ya es algo muy valioso.

 

Ernesto Alejandro

Realmente quería publicar cada uno de mis gestos, imprimirlo en las miradas cotidianas, así como si plantara hadas en su retina, ya sea de carcajadas que de intriga. Molestia y miedo, buscando la indiferencia entre las multitudes, entre las líneas de las piedras agrietadas, buscaba el sol en la planta de mis pies, y a los cabellos me fui soltando de mi paso para conseguir el del tiempo pasando, cansado era cuando más llegaba a ir más rápido que el pensamiento, de aquel que estuviera observando, desconfigurando su gesto al paso de mi juego en el movimiento. . .

 

Mitzy Olvera

Este fue mi primer encuentro con la experiencia de explorar un espacio extenso, encontrándome expuesta. Percibir a la gente, centrarme y alterarme en la acción improvisada. Al inicio fue realizando un recorrido, sintiendo lo desconocido encontré algo interesante donde pude explorar, el movimiento. El espacio inclinado que estaba ahí, comencé a revolcarme, siguiendo la inercia del cuerpo, rodié pasivamente en esta dureza texturizada, generando conexión y despertando sensaciones corporales mentales y emocionales con mis manos absorviendo la fricción de mi cuerpo, poco a poco cubriéndose de tonalidades grisáceas respiré el polvo de los que han pasado, de los que han dejado ahí pasos y gritos de intención, también sentí las manchas de la ciudad metiéndose hasta mi garganta. Me dejé llevar por el movimiento del cuerpo para después intentar subir, tratando de llevar la misma línea de movimiento o romperla. Combinando el impulso, destruyendo la estructura interna y externa, inventando otras coordenadas y dimensiones, era un infinito de posibilidades, no sabía hasta donde era un final, no había un inicio y fui girando hasta el desgaste. El sol a lo máximo poniendo a prueba la comodidad, en algunos momentos me sentaba para observar, oler, descubrir, leer a las personas y el ambiente en uno de esos momentos una niña pasó y me preguntó ¿qué estás haciendo amiga? y le contesté: “bailando, tan sólo bailando ¿quieres bailar? lo puedes hacer” y se fue corriendo, tiempo después, interactúe con algunos compañeros hasta llegar con Alejandro, que es impresionante para hacer intercambio de energía vibratoria y sonora, esta experiencia fue muy liberadora.

 

Nelly César

http://nellycesar.org

 

Daniela Falcon

https://dafalcon.net

 

Shanttal Saad

 

Kuasar Nova

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s