HILOS

 Hilos es un proyecto en proceso, que busca llevar a la representación escénica el proceso del performance, del cual la autora interviene espacios públicos haciendo malas-rosarios con una cuerda de 40 metros de largo, repitiendo con su voz números y atando nudos, llevándola a un estado de meditación y transformación profunda.

                  El antecedente de este proyecto deviene de los estados de trance y meditación profunda provocados por haber realizado rosarios de 40 metros de largo interviniendo espacios como zonas arqueológicas, la catedral de la Ciudad de México y la plaza a la Revolución caminando. Cada intervención duraron de 5-6 horas repitiendo números por cada nudo realizado en la cuerda de 40 metros, esta experiencia provocó unos estados entre el cuerpo y la mente de la performer muy intensos como entrar a un trance, luego a la desesperación, luego el trance, luego al querer desistir hasta llegar a un silencio profundo en la mente que llegaba al cuerpo, que todo se conectaba, y se sentía un estado de paz. Es así que a partir de

24174478_10159643650840182_2734547188301382844_nesta..premisa..del..proceso..del performance,..se..busca..llevar..a..la escena..la..representación..de..los estados..provocados..por..el performance,..también relacionarlo con los contextos vividos tanto en la catedral (y la reacción de la gente, incluso..estuvo..haciendo..la repetición de números durante las misas), caminando en la plaza a la Revolución..junto..con..otros performers,..así..como..el..estado provocado y la conexión obtenida en una zona arqueológica. Se busca hacer esta experiencia en más lugares, más contextos, que puedan servir de materia prima para la realización escénica. Actualmente está en proceso una estructura dramatúrgica.

Video en colaboración con el performance L@s que vienen… en Plaza a la Revolución (más información en el siguiente link: L@s que vienen

 

 

 

 

 

Anuncios

I n a r r e p e n t i d a s

Inarrepentidas somos un grupo femenino conformado por Karla Paola y Daniela Falcon en búsqueda de un lenguaje propio a través de la exploración de distintas disciplinas enfocadas en un resultado escénico. Investigamos distintos lenguajes expresivos a través del arte acción, la música y las teatralidades que nos permean a partir de nuestra propia experiencia y nuestro contexto histórico, económico, cultural, político y social. Intervenimos espacios a través del discurso de las obras y los formatos para los que están establecidos.

Los Objetivos de Inarrepentidas son crear distintas producciones que giren en contextos diversos mostrando nuestros resultados escénicos como parte de un proceso de exploración e investigación conjunta con el fin de compartir y enriquecer nuestro quehacer, abierto a la colaboración y necesidades del espacio.

 

 

Video parte de la puesta escénica “Concierto”

 

Procesos de I N A R R E P E N T I D A S

 

Facebook Fan Page

Performers

INTEGRANTES Y SU EXPERIENCIA

 

Cynthia Granados

La idea se desarrolló en colaboración de María Fernanda Freyermuth. En una manta con la silueta de México le pedía a la gente que escribiera en una palabra lo peor de México. Para todos fue muy fácil y rápido pensar en algo, la palabra más concurrida fue “corrupción”, en cambio las palabras “gobernantes”, “delincuencia” y “violencia”, también se repitieron. Posteriormente, les pedí sobre un listón verde que escribieran qué pueden hacer ell@s para empezar al mejorar eso, ésta reflexión costaba un poco más de trabajo y en un par de ocasiones no hubo propuesta. Al llenar el mapa con las palabras, lo dejamos colgado en los árboles de la plaza de la República, sostenido por los listones de propuestas que esperamos, lleve a cabo cada uno de los participantes.

Sitio Web

http://cynnamoon.blogspot.mx

 

 

Arantxa Araujo

A finales de noviembre presenté dos obras en la Ciudad de México, donde me invitaron dos artistas. El primero fue Alex Chellet en el Festival Huerto Roma Verde, para el segundo me invitó Da Pajararan (Daniela Falcon) a crear un performance público en el Monumento a la Revolución a un lado de otros artistas. Me parece sumamente importante estas iniciativas que se crean por jóvenes para seguir investigando al performance en espacios no convencionales y creando oportunidades para un mayor sector de la población de consumir arte, crear comunidades, empezar conversaciones y utilizar elementos como nuestras herramientas en el cambio social.

https://www.vice.com/es_mx/article/8xv5n4/creators-la-mexicana-arantxa-araujo-une-neurociencia-y-arte-en-sus-performances

Sitio Web

http://www.arantxaaraujo.com

 

Esmeralda Osejo

Mi intervención pretendía comunicar sentimientos a través de la voz, concentrándome principalmente en la empatía y la relación entre las personas y su entorno (que incluye a otras personas). Primero tenía la idea de intervenir con improvisación sonora sin palabras, partiendo de la idea de que el lenguaje y las palabras limitan: pero me di cuenta de que los sonidos no bastaban para sacar a la gente de su inercia o indiferencia. Noté un gran cambio cuando empecé a utilizar palabras, cantando, hablándole directamente a cada persona con la que me encontraba (pero no lo suficiente para incomodarlos). Lo mejor de la experiencia fue el darme cuenta de que en verdad podía interactuar y hacer sonreír a la gente. Iba ajustando el discurso según lo que percibía de cada quien y en su mayoría las personas a las que les cantaba sobre sonreir (a veces literalmente sólo les decía “sonríe”) devolvían la sonrisa, uno incluso me regaló una pulsera. Creo que acciones como esta pueden ser una buena manera de alentar a las personas y regalarles un buen momento, para mí, el hecho de que una persona sonría, aunque sea una sóla vez durante el día, ya es algo muy valioso.

 

Ernesto Alejandro

Realmente quería publicar cada uno de mis gestos, imprimirlo en las miradas cotidianas, así como si plantara hadas en su retina, ya sea de carcajadas que de intriga. Molestia y miedo, buscando la indiferencia entre las multitudes, entre las líneas de las piedras agrietadas, buscaba el sol en la planta de mis pies, y a los cabellos me fui soltando de mi paso para conseguir el del tiempo pasando, cansado era cuando más llegaba a ir más rápido que el pensamiento, de aquel que estuviera observando, desconfigurando su gesto al paso de mi juego en el movimiento. . .

 

Mitzy Olvera

Este fue mi primer encuentro con la experiencia de explorar un espacio extenso, encontrándome expuesta. Percibir a la gente, centrarme y alterarme en la acción improvisada. Al inicio fue realizando un recorrido, sintiendo lo desconocido encontré algo interesante donde pude explorar, el movimiento. El espacio inclinado que estaba ahí, comencé a revolcarme, siguiendo la inercia del cuerpo, rodié pasivamente en esta dureza texturizada, generando conexión y despertando sensaciones corporales mentales y emocionales con mis manos absorviendo la fricción de mi cuerpo, poco a poco cubriéndose de tonalidades grisáceas respiré el polvo de los que han pasado, de los que han dejado ahí pasos y gritos de intención, también sentí las manchas de la ciudad metiéndose hasta mi garganta. Me dejé llevar por el movimiento del cuerpo para después intentar subir, tratando de llevar la misma línea de movimiento o romperla. Combinando el impulso, destruyendo la estructura interna y externa, inventando otras coordenadas y dimensiones, era un infinito de posibilidades, no sabía hasta donde era un final, no había un inicio y fui girando hasta el desgaste. El sol a lo máximo poniendo a prueba la comodidad, en algunos momentos me sentaba para observar, oler, descubrir, leer a las personas y el ambiente en uno de esos momentos una niña pasó y me preguntó ¿qué estás haciendo amiga? y le contesté: “bailando, tan sólo bailando ¿quieres bailar? lo puedes hacer” y se fue corriendo, tiempo después, interactúe con algunos compañeros hasta llegar con Alejandro, que es impresionante para hacer intercambio de energía vibratoria y sonora, esta experiencia fue muy liberadora.

 

Nelly César

http://nellycesar.org

 

Daniela Falcon

https://dafalcon.net

 

Shanttal Saad

 

Kuasar Nova

 

 

 

 

 

 

 

L@s Que Vienen. . .

Nuestro propósito es el de fomentar una comunidad de performers y artistas interdisciplinarios en espacio público, como acción para cambiar las pautas establecidas dentro de las instituciones artísticas en México, también como acto de otros tipos de integración social, difusión y reacción de las artes en la actualidad y en el contexto que se vive en nuestro país, ya que el arte está sumamente institucionalizado y casi no hay expresiones performáticas en espacios públicos que fomenten el alcance a diversos públicos que no sean solamente personas del gremio artístico ó intelectual, a su vez fue un acto pacífico y profundo en reacción a la Nueva Reforma Militar (que establece que los militares pueden intervenir con la sociedad civil cuando quieran, y a su vez estar en los espacios públicos).

La Locura Divina

Una vez, en Tabasco hubo una gran inundación en el 2007, la más grande que ha existido en la zona, que alcanzó los 5 metros de altura, es decir muchos supermercados inundados, la estación de autobuses, la carretera que llevaba al aeropuerto, es decir que el 70% de la ciudad estaba inundado, entonces se concentró todo ese porcentaje de personas en un 30%. Se pueden imaginar la condición en la que estuvimos, si, las salidas de la ciudad quedaron completamente inundadas y nos quedamos atrapados durante un mes ahí, fue una inundación comparable con lo que sucedió en Nueva Orleans más o menos por las mismas fechas, recuerdo que los supermercados que no estaban inundados se encontraban vacíos, también  las tiendas abarroteras, miles de casas. Las iglesias, los parques, los estacionamientos, las escuelas y centros de gobierno funcionaban como albergues, los militares sobrevolaban la zona cada 5 minutos, eso quiere decir que todo el día se percibían el sonido de los helicopteros una y otra vez, que estaban rescatando a personas que se habían quedado atrapadas en las azoteas de sus respectivas casas. Aunque aquí no hablaremos ni de militares ni de particularmente de la inundación, éste capítulo comienza con este acontecimiento, ya que posterior a que sucediera la inundación, hubieron muchas familias que se quedaron sin casa donde vivir, entonces los mismos militares ofrecían sus recintos como puestos para que familias enteras habitaran ahí. En alguna ocasión se pidió apoyo a artistas a nivel nacional para impartir talleres a los niños que residían ahí, yo viviendo por allá y enterándome de eso, asistí con muchos amigos para apoyar la causa; una vez, saliendo del voluntariado, decidimos irnos caminando mi mejor amigo Alberto y yo, para tomar fotos o grabar video (en esa época era lo único que hacíamos siempre, crear, crear y crear, todos los días nos veíamos para inventar personajes y tomar fotografías o sacar videos en donde fuera que estuvieramos, desarrollamos nuestra creatividad mucho, fue una de las mejores épocas de mi vida). Enfín, caminando encontramos en una parte de la calle que le dicen la Curva del Diablo, en ese lugar había una especie de altar sobre la fiesta de los toreros, en dónde todos los personajes eran calaveras, habían múltiples tumbas y escritos que decían frases con mucha consciencia social y al mismo tiempo frases festivas relacionadas con el tema, estábamos muy emocionados de haber encontrado ese tesoro, cuando en algún momento volteamos a ver hacia abajo del terreno, luego de un pequeño laberinto, había un gran rostro de hombre barbado hecho de arcilla que medía unos 3 metros de altura, otra escultura con forma de virgen que medía unos 4 metros de altura, nos quedamos impresionados y decidimos acercarnos para allá para ver qué era. Al llegar ahí estábamos maravillados de haber hallado ese lugar, parecía que habíamos recién descubierto una zona arqueológica, de repente vimos que había una especie de piel de jaguar colgada, la jalamos y resulta que había un hueco, detrás del hueco se veía cierta profundidad, nos preguntamos qué había detrás de ellos y decidimos entrar. Como estaba en total oscuridad comenzamos a alumbrar con flashazos que salían de la cámara fotográfica que llevábamos. Cuando entramos, comenzamos a tirar flashes por todas partes y veíamos que rostros enormes yacían en las paredes, era impresionante la sensación, como de recién salirte de tu habitat dentro de una ciudad y bajar a un mundo mágico en el subsuelo en el que hay rostros de arcilla en las paredes que te observan, y los flashazos de tu cámara fotográfica es lo único que te permite ver eso. Comenzamos a gritar de la emoción ahí adentro, luego regresamos por el mismo lugar donde estaba la piel de jaguar y al salir nos dijimos mi mejor amigo y yo – Qué peedo!!! – en ese momento, miramos las fotografías que habíamos hecho y se veían los rostros, estábamos muy impresionados y nos preguntábamos qué es lo que acabábamos de descubrir. Posterior a ese mar de emociones, decidimos buscar si alguien sabía qué era ese lugar, nos dirigimos a un taller mecánico que estaba ahí, le preguntamos al encargado y nos respondió que ese lugar había sido construido por un señor llamado Rafaél, le preguntamos si podíamos visitar a don Rafael, nos respondió que claro que sí, que podíamos pasarlo a ver a su casa que era detrás del terreno de donde habíamos encontrado el altar de toreros calaveras. Nos dirigimos a su casa, era una especie de choza muy pequeña, muy sencilla, de color azul en ese momento; tocamos la puerta y nos responde una voz de mujer – Quién??? – y nosotros respondimos – aquí vive don Rafael? – –  si… quién lo busca? – – Alberto y Daniela – – ahora va -. Estuvimos esperando unos minutos y sale un señor chaparrito, de tes blanca, nos vio, y en seguida nos dijo – ahora vuelvo – cuando volvió salió vestido como un arqueólogo de finales del siglo XIX, de color beige, hasta con sombrerito y toda la cosa. Le preguntamos por el lugar de abajo, si lo había creado él, y nos dijo – así es – – después de eso, inmediatamente nos dijo – – Yo fui piloto aereo del Che Guevara – – y nosotros como que no entendimos bien lo que nos había dicho, entonces le dijimos, – – cómo? – – si, yo fui piloto del Che Guevara, durante la parte de la planeación de la Revolución de Lationamérica emprendiendo el viaje a Colombia, yo sé cómo construir minas, porque teníamos un entrenamiento arduo, me preparé por varios años para ser guerrillero, es por eso que me dediqué a explotar la tierra subterráneamente desde hace 10 años para construir eso – – nosotros no sabíamos qué responderle, personalmente no sabía si creerle o no, sonaba demasiado fantástico y mágico como para que fuera real, pero a la vez resultaba ser muy lógico, por que no es nada común de encontrar a una persona que crea un mundo subterráneo con esculturas gigantes de arcilla en las paredes, escondido en una ciudad globalizada, común y corriente del sur de México. Nos preguntó si queríamos mirar el lugar, y le respondimos que por supuesto, en eso nos dijo – síganme – y le seguimos, cuando volvimos al lugar, prendió unas luces que estaban dentro, después de haber hecho eso, nos dimos cuenta de que él estaba construyendo una especie de cámara subterránea con distintos pasadizos, es decir que estaba construyendo un laberinto subterráneo con diferentes cámaras, como si fuera una de esos antiguos templos que guardaban tesoros o eran tumbas/sarcófagos en la antigüedad, después nos invitó a continuar y llegamos a una parte en la que los caminos se cruzaban, y había al centro un espacio con esculturas varias, entre ellas un calendario de la mitología azteca y un rostro del Dios del Maíz maya Yum Kaax, o en su paralelo Cintéotl para la cultura mexica (aunque hay referencias de que esta deidad se refiere al un Dios de la vegetación silvestre y guardián de los animales), ahí habían unas sillas, nos sentamos con él y nos empezó a recitar una prosa poética, relacionando muchas deidades, pueblos, lugares, creencias, mitologías de todo el mundo para al final decir que todas son paralelas, que todas son una, que todas son con la tierra, la naturaleza. En ese momento, nos quedamos impresionados por admirar tanta entrega por parte de ese señor. Llevaba más de diez años construyendo esa gran pieza de arte, buscando reconectar lo ancestral con lo actual.

La Leyenda del Venado Azul

Wirikuta fue el lugar de la creación del mundo, de acuerdo con la cultura Wirárika (huicholes en español), está localizado en el desierto de San Luís Potosí, en el noroeste de México, cubriendo 193,000 hectáreas. Pámparios significa gracias en esta lengua proto-nahua. Una de sus leyendas milenarias narra que cuando todo era oscuridad, desde las profundidades del Océano nació el venado azul, quien hizo una peregrinación para encontrar la luz, caminando hacia el este, encontrando Wirikuta, de esta manera se sacrificó a sí mismo convirtiéndose en hikuri (peyote) para ser luz y sanación.

Kauyumari – In the Huichol creation story it was Deer Spirit, Kauyumari, that was sent to find the celestial tunnel of light that would lead the other gods and goddesses from the chaotic sky world into this world. But when they came through the tunnel they had forgotten who they were and where they came from. Slowly, though, by listening to their dreams, they began to remember. Together they journeyed a dangerous path to the center of this new world to perform the rituals that would give birth to Taupa, the Sun, their central deity, that he might bring Kupuri, light, to this dark place. After performing their rituals the Sun emerged and turned the sky bright blue and made the plains and mesas and valleys appear for the first time. It was so beautiful that everyone was filled with tears of joy. But soon the sun left again because he was so greatly missed by those who remained in the sky realm that they too performed the appropriate rituals to bring him back. The gods and goddesses were saddened by his departure but soon learned if they perform the proper rituals and live their lives in a sacred way, like those in the sky realm, the Sun will return for a while each day, sharing his time between worlds. Although it was Kauyumari, the Deer Spirit, who discovered the tunnel between worlds, he was the last to enter through because, being a trickster spirit, he felt more at home in the chaotic sky realm. When the gods and goddesses turned from the center of the world to disperse in the four directions, they noticed the tracks of Kauyumari were fuzzy green disks on the desert floor. They learned to ingest these disks and found themselves filled with Kupuri from the Sun, God’s light. They called these disks peyote. The Deer Spirit left them as tracks so those who come through the tunnel later will also be able to find their way, be filled with divine insight, and remember who they are and where they come from. – Todd Eklof