Blog

22/septiembre/2019

Reflexión sobre el siguiente artículo de la BBC World Service por Valeria Parasso – 24, noviembre, 2018: https://www.bbc.com/mundo/noticias-44968621?fbclid=IwAR3yqcHJoyjTV9qKAp78kZwnYq5BJyXJsm2dWRziWq0MNaPZsAvhXp_fFgA

“Un estudio descubrió que las protestas que se dan en las democracias occidentales no suelen resultar en cambios inmediatos de políticas, pero que sí tienen un impacto mayor porque hacen que la gente se vuelva más activa en cuestiones políticas y se visibilice que existen intenciones a ciertas temáticas. “Los efectos pueden ser a largo plazo”.

Protestas como estas son muy distintas, según Onuch.”
[…]

Sobre el contexto latinoamericano:

“Suelen estar en juego derechos básicos. Hay una sensación de urgencia y de desesperación y la vida corre peligro de una forma que no se ve en Occidente”. Estas manifestaciones son como “herramientas dentro de una caja de herramientas: cada una sirve a propósito diferente”, cree Kauffman. De ahí que su éxito necesite ser evaluado en relación a sus objetivos y motivaciones.”

REFLEXION
Debiera occidente hacer visible las problemáticas profundas en “tercer mundo”, ya que viven en una nubecita de moditas bien bonitas, sin realmente percibir las profundidades del neoliberalismo, y de las represiones humanas y de las necesidades de Derechos Humanos REALES (que realmente no llevan a cabo donde se requieren, o si se hace, son procesos burocráticos larguísimos, o son en ciertas excepciones, pero la realidad es que no funciona, y eso es palpable en los miles de casos de violaciones de derechos humanos en todo el mundo, y claro está que la gente no occidental no sabe ni siquiera qué es un derecho humano y ahí se abre una brecha de complicaciones en general y falta de comprensiones culturales), en estas partes del mundo, que justo estas problemáticas son las que fomentan la migración por la falta de consideración y puesta en práctica de los derechos humanos en “tercer mundo” provocado por los occidentales (también nos referimos a los occidentales del “tercer mundo” que se encargan de imponer posturas colonialistas, que obvio están en los gobiernos, la educación, empresas y las manifestaciones culturales permitidas y que ni siquiera se dan cuenta de su granito de arena colonialista-paternalista-patriarcal, eso si, bien segmentarios de grupitos y de ideas filosóficas inventadas por obvio los occidentales, y que repito, la gente no occidental ni siquiera entiende, porque simplemente tienen otra cosmovisión y construcción cultural, aunque también hay que hacer énfasis en que ciertas posturas occidentales también traen miradas positivas a las diferentes culturas, y que, ya que el mundo estamos conquistados por ellos, son necesarias para comprender la estructura que hay que desmantelar).
A ver cuando voltean a ver las verdaderas necesidades, y que en donde están las más profundas es en donde nos matan. No es “en primer mundo” dónde por alguna razón las éticas de los derechos humanos se respetan un poco más (salvo ciertas excepciones de ciertos activistas, hackers e investigadorxs que se han metido con la columna vertebral del poder y esos si, son ejecutadxs y podemos también conocer muchos casos que no se hablan o que los “suicidó” el sistema), sin embargo aquí nos asesinan. Hay tantos activistas, investigadorxs y periodistas latinoamericanos que si hicieran lo que hacen en lugares tal vez como el “primer mundo” no serían asesinadxs, pero aquí, donde es la meca de la explotación si, donde los intereses más profundos están si, por defender un lago, un bosque o defender derechos humanos, también por meterte en un terreno que es de interés de ciertas personas con poder que obvio tiene que ver con una cuestión de negociaciones de poder, dinero, neoliberales e internacionales. Podría considerarse éste como un tema de diálogo y debate internacional contundente, que esclarezca las problemáticas reales, en vez de los panfletos de estamos progresando en el mundo (el mundo occidental tal vez).
Las manifestaciones visibilizan necesidades sociales, y también características que crean consciencias a largo plazo y también son necesarias, porque visibilizar es parte de la consciencia cultural, y eso también es una perspectiva de expresión que queda palpada en las memorias de lo que se denomina historia (con minúscula, las historias de la sociedad), sin embargo los cambios están en los actos del día a día, en las formas de consumo, las maneras de relacionarnos, quitar prejuicios, quitar barreras, dejar de creer en la construcción de tu propio ego y tu idea de superación, éxito y status, y seguir creando la consciencia que se pueda tener al respecto de las realidades que nos construimos.

Reflexión 11/09/2019

Reflexión retomada de un anuncio sobre feminismo: 11:40am

Y que bueeeeno, hay de cosas a cosas… cuando es necesario exigir atención (ante el poder, en relaciones afectivas me parece una estupidez ejercer poder), ya que el sistema o cualquier persona bloqueada necesita una movida fuerte (donde se aplica cierta violencia). Donde se está exigiendo dignidad por tanta represión, estas formas de ciertos feminismos son necesarias en nuestras relaciones interpersonales y de reflexión ante lo que el sistema es, ante el poder (que al final es similar a las relaciones interpersonales), aunque sería interesante encontrar ese punto en el que el poder se redoble sin necesidad de violencia, claro, se está buscando y claro, los actos de libre expresión, de manifestación expresiva, de pintura, performance, etc… no es violencia. Violencia es que no te hagan caso en un MP por denunciar un delito y agresión es callar, invisibilizar e insensibilizar a la Historia real, y la Historia del otro lado.

Frase encontrada en Facebook

-¿Eres feminista?
-Sí.
-¿Crees que hombres y mujeres son iguales?
-Sí.
-Eso significa que debes callarte si le regresamos el chingazo a una mujer si ella empezó.
-No, significa que debes autoanalizarte y preguntarte porqué el primer privilegio a compartir que consideras cuando piensas en igualdad, es el de ejercer violencia.

Sam Bulle
Vía Sandrine Wilder

Y la violencia se da de tantas formas…

Reflexion 11/09/2019

Reflexión del video observado a las 11:18am: https://www.facebook.com/brut.tierra/videos/749670762129452/UzpfSTY0MDU5NzEyOToxMDE1NjIyMjE5ODI2NzEzMA/
Lo que siempre me deja pensando es en cuando hablan de la sobrepoblación que aumentó al doble en los últimos 50 años. Me pareciera que no es que haya aumentado, sino que creció la migración, ya que la gente que antes vivía en los campos se fue a las ciudades, a tener vidas de consumo antiético y de esclavos. Ya lo decía una escritora viajera de los años 40’s llamada Ella Maillart, que no comprendía por qué la gente del campo iba a las ciudades a vivir en una pocilga como esclavos y olvidarse del poder disfrutar de una zanja verde, desgraciadamente ese patrón se repitió hasta estas consecuencias monstruosas. Sería también un plan de este sistema (que a parte habría que considerar que el neoliberalismo no solamente comenzó en los 90’s sino que desde 1800 empezamos a ver principios del mismo y permisivas internacionales, que quien tenía la palabra principal era USA, en lationamérica y Europa en Africa-Asia y que claro, podríamos decirle colonialismo, pero el neoliberalismo tiene otro tipo de perversión económica, y que es más representativo de USA, y que tuvieron un siglo XX de disputas hasta que ganó USA), pero en fin, se ha aumentado la población por parte de las ciudades grandes, sin embargo la gente que proviene del campo y son quienes siguen siendo víctimas de la migración (gracias a esos reyes neoliberales que fueron a invadir sus tierras y dejarles orillados a volverse entes urbanos y consumistas), y por eso aumentan las ciudades, aumenta el consumo, se abandona el campo, la tierra y las empresas se aprovechan.

Ix Bolon

“Ix Bolon es una diosa que vive en el centro del mar, dueña de los espíritus de todos los animales, y cuando alguno muere ella recoge el espíritu” – Tradición Oral Maya Chontal de Tabasco

Ix Bolon significa mujer jaguar, también es regente lunar y de las profundidades del subconsciente, que ve desde la obscuridad hacia la luz.

La naturaleza y toda su historia esconde grandes símbolos provenientes de las comunidades nativas del mundo, que es importante no perder y seguir conservando/rescatando en relación a la tradición oral, la naturaleza y la dignidad de todos estos pueblos tambien, no es solamente un panfleto de lo bonito de las historias. Erradicar el machismo de los pueblos originarios también es importante, porque no se puede hablar de justicia en lugares donde las mujeres tienen poca voz, por otro lado son pueblos más conectados a la naturaleza que poco a poco se estan dejando llevar por el neoliberalismo o son atacados por el mismo, como sucedió en el Amazonas. Seamos conscientes de nuestros consumos y dejar de discriminar, y de realmente los sistemas del mundo vuelvan a adoptar formas comunales y dignas de relacionarse conservar la naturaleza, junto a esa sabiduría milenaria que todos los pueblos del mundo han tenido y conservado como un tesoro ancestral.

Reflexiones

Reflexión personal sobre el siguiente artículo por Pablo Ferri: https://elpais.com/cultura/2019/09/08/actualidad/1567970157_670834.html?ssm=FB_MX_CM&fbclid=IwAR0802JBNlfOgOyHrEEAwRtXo9BY6VLwEv13AYTHIpG_mSfndQEx-Oi9_1o

Extracto del Artículo:
“Yásnaya Aguilar cuenta que no supo que era indígena hasta que llegó a vivir a la ciudad. Hasta entonces nunca se lo había planteado porque desconocía el mundo en que ellos, su pueblo, Ayutla Mixe, en Oaxaca, en el sur de México, era considerado como tal. “Siento que hay una relación compleja con la palabra indígena”, cuenta Aguilar, lingüista, ensayista y uno de los secretos mejor guardados de las letras mexicanas. “Tiene mucha carga, aunque es verdad que la palabra indio tiene más. Indígena es la versión políticamente correcta de indio. La incomodidad tiene que ver con el hecho de ser categorizado como indígena por los Estados nacionales”.

El año pasado escribió dos ensayos muy celebrados. Bastaba ver estos días a decenas de jóvenes, hombres y mujeres, vitoreándola en las conferencias en que ha participado en el Hay Festival de Querétaro. Uno de los ensayos forma parte de un libro, Tsunami, que recoge las voces de varias narradoras alrededor de la nueva ola feminista, de lo que significa ser mujer en el siglo XXI. El de Aguilar se titula La sangre, la lengua y el apellido. Ahí escribe: “Todas las mujeres indígenas pertenecemos a naciones sin Estado, es el rasgo que nos agrupa bajo la categoría indígena, pero cada Estado determina el modo en que ejerce esta categoría y actualiza la opresión”.

“México oprime a partir del mestizaje. Y el mestizaje implica desindigenización de este país”, argumenta. “Se narra como una política racial, lo que es insostenible: ya ahora todas las personas en el mundo somos mestizos. Y si mestizos no es una categoría racial debe ser otra cosa: un proyecto político del Estado mexicano. La lengua es el criterio que más ha usado el Estado para clasificar quién es indígena y quién no. Si tu ves los cálculos, te das cuenta de que en 1820, alrededor del 70% de la población mexicana hablaba una lengua indígena. O sea, esta era la situación después de 300 años de colonialismo español. Con esto no quiero relativizar los estragos del colonialismo, pero el Estado mexicano redujo esa cifra hasta el 6% en poco más de 200 años”.

Para la autora, los Estados nacionales actuales están construidos bajo la idea de “homogeneidad lingüística”. Sobre todo después de la Revolución Mexicana, “hubo esfuerzos coordinados para castellanizar forzosamente. Ha sido la política más exitosa del país”. ¿Qué pasó, esa población desapareció? “No, fue adscrita, sobre todo por la escuela, a la ideología nacionalista del mestizaje. Decimos que tú no eres mestiza, eres desindigenizada por el Estado. La opresión opera en este mecanismo. Para el Estado, el éxito es que todos nos identifiquemos como mestizos”.

Reflexión

Lo interesante de esa homogeneización del lenguaje es que también fue parte de la conquista de los nacionalismos de Europa (claro la brecha abierta a la burguesía, y las disputas entre capitalismo y comunismo), hasta extinguir los dilectos que existían, salvo ciertas zonas que se encuentran en resistencia como Cataluña, País Vasco, Sicilia, Sardeña, etc…. Lo que vendría de reflexión es que si la idea de nacionalismo es más perversa aún que la colonia, y que sumado al neocolonialismo, ya conquistados los nacionalismos la formación de identidad de un lugar determinado vuelve más y más perversa la idiosincrasia de “aquello a lo que hay que someter que es diferente a mí”, más perverso en nombre de una bandera que te representa, más perverso porque ya no es el personaje del rey, ahora es todo un sistema que te representa, es la tierra, se traduce psicológicamente a tú ser rey de esa tierra, claro, que en realidad no lo eres porque estás siendo manipulado por el titiritero que te hace creer en leyes, valores y principios pautados por esa ficción que vendría siendo el Estado. ¿Serían las revoluciones de los siglos XIX, unos planes perversos para la manipulación total del mundo en vez de una real rebelión? generando naciones en nombre del patriarcado y en nombre de los conquistadores, y disfrazados de tu poder personal y pertenencia a una identidad estructurada y una tierra, que en realidad están jugando con tu inocencia y te vuelven una máquina, un militar en servicio de ellos, o un trabajador que aspira a obtener méritos y éxito, y que luego las mujeres que siempre fueron negadas de “esa oportunidad” quieren volverse a imagen y semejanza de aquello, repitiendo los patrones y volviéndose una reproducción misma de esa historia que no la representa (y las disidentes no cuentan, y las que menos han contado pero que son excepcionales son las que siguen en la resistencia y dignidad de lo que ellas no han sido para este sistema, y conservan su identidad) y las que juegan a esa representación del poder no se dan cuenta de que son víctimas y le están haciendo la chaqueta al macho poder del sistema, y que tanto hombres como mujeres peones y esclavos del poder, viven en la ceguera de ser y se olvida del desarrollo de ti mismx, de sentir, de ser la otredad y no ver a la otredad como algo ajeno, aceptarse ser esa otredad, vulnerable, tal vez nos regresaría a ese momento puro del sentir el primer contacto con esa madre que no ha tenido más que alimentarte (que todxs lo hemos vivido de una u otra forma, en ese estado de pureza), y que en ese estado eres ese amor sin prejuicios, por vivir.

La Locura Divina

Una vez, en Tabasco hubo una gran inundación en el 2007, la más grande que ha existido en la zona, que alcanzó los 5 metros de altura, es decir muchos supermercados inundados, la estación de autobuses, la carretera que llevaba al aeropuerto, es decir que el 70% de la ciudad estaba inundado, entonces se concentró todo ese porcentaje de personas en un 30%. Se pueden imaginar la condición en la que estuvimos, si, las salidas de la ciudad quedaron completamente inundadas y nos quedamos atrapados durante un mes ahí, fue una inundación comparable con lo que sucedió en Nueva Orleans más o menos por las mismas fechas, recuerdo que los supermercados que no estaban inundados se encontraban vacíos, también  las tiendas abarroteras, miles de casas. Las iglesias, los parques, los estacionamientos, las escuelas y centros de gobierno funcionaban como albergues, los militares sobrevolaban la zona cada 5 minutos, eso quiere decir que todo el día se percibían el sonido de los helicopteros una y otra vez, que estaban rescatando a personas que se habían quedado atrapadas en las azoteas de sus respectivas casas. Aunque aquí no hablaremos ni de militares ni de particularmente de la inundación, éste capítulo comienza con este acontecimiento, ya que posterior a que sucediera la inundación, hubieron muchas familias que se quedaron sin casa donde vivir, entonces los mismos militares ofrecían sus recintos como puestos para que familias enteras habitaran ahí. En alguna ocasión se pidió apoyo a artistas a nivel nacional para impartir talleres a los niños que residían ahí, yo viviendo por allá y enterándome de eso, asistí con muchos amigos para apoyar la causa; una vez, saliendo del voluntariado, decidimos irnos caminando mi mejor amigo Alberto y yo, para tomar fotos o grabar video (en esa época era lo único que hacíamos siempre, crear, crear y crear, todos los días nos veíamos para inventar personajes y tomar fotografías o sacar videos en donde fuera que estuvieramos, desarrollamos nuestra creatividad mucho, fue una de las mejores épocas de mi vida). Enfín, caminando encontramos en una parte de la calle que le dicen la Curva del Diablo, en ese lugar había una especie de altar sobre la fiesta de los toreros, en dónde todos los personajes eran calaveras, habían múltiples tumbas y escritos que decían frases con mucha consciencia social y al mismo tiempo frases festivas relacionadas con el tema, estábamos muy emocionados de haber encontrado ese tesoro, cuando en algún momento volteamos a ver hacia abajo del terreno, luego de un pequeño laberinto, había un gran rostro de hombre barbado hecho de arcilla que medía unos 3 metros de altura, otra escultura con forma de virgen que medía unos 4 metros de altura, nos quedamos impresionados y decidimos acercarnos para allá para ver qué era. Al llegar ahí estábamos maravillados de haber hallado ese lugar, parecía que habíamos recién descubierto una zona arqueológica, de repente vimos que había una especie de piel de jaguar colgada, la jalamos y resulta que había un hueco, detrás del hueco se veía cierta profundidad, nos preguntamos qué había detrás de ellos y decidimos entrar. Como estaba en total oscuridad comenzamos a alumbrar con flashazos que salían de la cámara fotográfica que llevábamos. Cuando entramos, comenzamos a tirar flashes por todas partes y veíamos que rostros enormes yacían en las paredes, era impresionante la sensación, como de recién salirte de tu habitat dentro de una ciudad y bajar a un mundo mágico en el subsuelo en el que hay rostros de arcilla en las paredes que te observan, y los flashazos de tu cámara fotográfica es lo único que te permite ver eso. Comenzamos a gritar de la emoción ahí adentro, luego regresamos por el mismo lugar donde estaba la piel de jaguar y al salir nos dijimos mi mejor amigo y yo – Qué peedo!!! – en ese momento, miramos las fotografías que habíamos hecho y se veían los rostros, estábamos muy impresionados y nos preguntábamos qué es lo que acabábamos de descubrir. Posterior a ese mar de emociones, decidimos buscar si alguien sabía qué era ese lugar, nos dirigimos a un taller mecánico que estaba ahí, le preguntamos al encargado y nos respondió que ese lugar había sido construido por un señor llamado Rafaél, le preguntamos si podíamos visitar a don Rafael, nos respondió que claro que sí, que podíamos pasarlo a ver a su casa que era detrás del terreno de donde habíamos encontrado el altar de toreros calaveras. Nos dirigimos a su casa, era una especie de choza muy pequeña, muy sencilla, de color azul en ese momento; tocamos la puerta y nos responde una voz de mujer – Quién??? – y nosotros respondimos – aquí vive don Rafael? – –  si… quién lo busca? – – Alberto y Daniela – – ahora va -. Estuvimos esperando unos minutos y sale un señor chaparrito, de tes blanca, nos vio, y en seguida nos dijo – ahora vuelvo – cuando volvió salió vestido como un arqueólogo de finales del siglo XIX, de color beige, hasta con sombrerito y toda la cosa. Le preguntamos por el lugar de abajo, si lo había creado él, y nos dijo – así es – – después de eso, inmediatamente nos dijo – – Yo fui piloto aereo del Che Guevara – – y nosotros como que no entendimos bien lo que nos había dicho, entonces le dijimos, – – cómo? – – si, yo fui piloto del Che Guevara, durante la parte de la planeación de la Revolución de Lationamérica emprendiendo el viaje a Colombia, yo sé cómo construir minas, porque teníamos un entrenamiento arduo, me preparé por varios años para ser guerrillero, es por eso que me dediqué a explotar la tierra subterráneamente desde hace 10 años para construir eso – – nosotros no sabíamos qué responderle, personalmente no sabía si creerle o no, sonaba demasiado fantástico y mágico como para que fuera real, pero a la vez resultaba ser muy lógico, por que no es nada común de encontrar a una persona que crea un mundo subterráneo con esculturas gigantes de arcilla en las paredes, escondido en una ciudad globalizada, común y corriente del sur de México. Nos preguntó si queríamos mirar el lugar, y le respondimos que por supuesto, en eso nos dijo – síganme – y le seguimos, cuando volvimos al lugar, prendió unas luces que estaban dentro, después de haber hecho eso, nos dimos cuenta de que él estaba construyendo una especie de cámara subterránea con distintos pasadizos, es decir que estaba construyendo un laberinto subterráneo con diferentes cámaras, como si fuera una de esos antiguos templos que guardaban tesoros o eran tumbas/sarcófagos en la antigüedad, después nos invitó a continuar y llegamos a una parte en la que los caminos se cruzaban, y había al centro un espacio con esculturas varias, entre ellas un calendario de la mitología azteca y un rostro del Dios del Maíz maya Yum Kaax, o en su paralelo Cintéotl para la cultura mexica (aunque hay referencias de que esta deidad se refiere al un Dios de la vegetación silvestre y guardián de los animales), ahí habían unas sillas, nos sentamos con él y nos empezó a recitar una prosa poética, relacionando muchas deidades, pueblos, lugares, creencias, mitologías de todo el mundo para al final decir que todas son paralelas, que todas son una, que todas son con la tierra, la naturaleza. En ese momento, nos quedamos impresionados por admirar tanta entrega por parte de ese señor. Llevaba más de diez años construyendo esa gran pieza de arte, buscando reconectar lo ancestral con lo actual.

Detrás de la montaña

2010

Recuerdo de cuando tenía 18 años y no tenía mucho tiempo de haber salido de vivir de la casa de mis padres. Como no conocía a mucha gente en Ciudad de México, y unas amigas me habían ofrecido alojamiento por un mes en lo que encontraba lugar. Recuerdo que esos primeros años no me hallaba fácilmente en algún lugar para vivir, el primer lugar fue un convento de monjas, duré 8 meses ahí, fue muy curioso por la diversidad socioeconómica que había en ese lugar. Desde chicas que estudiaban en escuelas privadas y muy caras de México, elitistas, burguesas; también podías ver a las chicas que estudiaban y trabajaban para sostener sus estudios de las cuales llegué a conocer a algunas sumamente inteligentes con unas ganas muy grandes de salir adelante, y luego estaban las chicas que venían de condiciones marginales, que no pagaban una renta y les trabajaban a las monjas, y a su vez las hermanas les daban la oportunidad de estudiar y tener una vida más digna del contexto del que venían. Como siempre me gusta estar en movimiento, desarrollé amistad con todas las chicas del convento, y pues la división socioeconómica siempre era muy evidente en el comedor, y entonces siempre me dividía las veces de ir al comedor y sentarme con unas u otras, a veces incluso ayudaba a las hermanas a servir la comida y le decía a todas las que iban por su ración de comida que eran surreales majestades que tenían que ser servidas por un especimen como yo. No se por qué hacía eso, era simplemente el arranque de querer ayudar y romper las barreras sociales (ya que el que fuera tan evidente ahí dentro a veces me partía el corazón) y por este tipo de acciones era curioso que hasta las mismas hermanas me llegaron a preguntar si quería ser monja, que veían mucha bondad en mí, la verdad nunca quise, incluso llegué a raparme y tener un mohicano de 30cm de altura viviendo con ellas y aún así ellas me estimaban mucho, a la vez era una época de mucho alcohol en mi vida y en dónde comenzaba una fuerte depresión relacionada al cáncer que estaba amenazando la vida de mi papá, con su enfermedad me volví alcoholica como 4 años. Perdí mis habilidades musicales, estuve completamente en la desesperación y perdida, pero en esta sección no es hablar sobre eso, es hablar de una chica que sigue en mi memoria y la considero como parte del viaje de la vida, alguien que se atrevió a romper barreras y a seguir adelante con una vitalidad hermosa.

Su nombre era Jess,  por lo general la mirabas en la recepción del lugar, atendiendo a quienes entraban, luego barriendo o trapeando. Su físico era muy particular, no tenía una pierna, siempre andaba con una muleta, la mitad de su rostro estaba desconfigurado y tenía una especie de parálisis cerebral que le impedía ciertos movimientos, aún así era muy lúcida e inteligente, una mano le funcionaba bien, la otra tenía pocos dedos y todo el brazo era comparablemente más pequeño que el que se veía normal, se veía el esfuerzo que ella hacía para cargar los baldes de agua cuando trapeaba, pero lo hacía con el desarrollo de la fuerza que tenía con el brazo que funcionaba bien. Una vez en el comedor, estábamos sentadas en la misma mesa, se platicaba un tema relacionado a la sobrevivencia, al superarse a sí misma, a la resilencia, en algún momento ella hizo un comentario muy fuerte que atrapó la atención de todas que era:

– yo entiendo todo lo que dicen, lo entiendo perfectamente, ustedes no tienen ni idea de lo que es salir adelante, dónde vengo yo –

después de eso, hubo un silencio incómodo, todas concentradas observándolas con los ojos exaltados porque era la primera vez que ella se manifestaba de esa manera, y nos contó su historia:

Cuando nací, toda mi familia dijo que yo era hija del diablo, porque me faltaba la mitad del cuerpo, era deforme y casi no me podía mover. Aprendí a caminar sola a los diez años, antes de eso siempre me arrastré como un gusano porque nadie en mi casa quiso ayudarme, siempre me decían comentarios de por qué había nacido, de que yo era hija del diablo, era muy doloroso que me dijeran eso, durante en mi infancia caí varias veces en coma por haberme caído de una forma muy sencilla o por ir al baño. También viví multiples intervenciones quirúrgicas por si llegaba a tener algún problema con mi fiisionamía y mientras seguían reprochándo el por qué había nacido, nunca me dejaron estudiar porque no me veían posibilidad alguna de desarrollo, yo crecí en un pueblo muy pequeño, muy cerca del Pico de Orizaba.

Como mi familia era cristiana, a los 11 años tuve la oportunidad de conocer a un pastor que llegó al pueblo a vivir, él era una persona muy noble y buena, que me empezó a ayudar y platicaba mucho conmigo. En algún momento el pastor me preguntó cuando yo tenía como 13 años, qué era lo que yo realmente quería hacer en la vida, y le respondí, mi sueño más grande en la vida es saber qué hay detrás de las montañas de este pueblo, es moverme, es conocer otros lugares, otras posibilidades, después de eso, él me preguntó de qué manera podía ser posible, y le dije que quería estudiar, que quería defender los derechos de la gente débil. A partir de los 13 años empecé a estudiar la primaria, luego pasé a por la secundaria, hasta que finalmente terminé la preparatoria y todo gracias el pastor que siempre estuvo alado de mí. Cuando terminé la preparatoria, se me hizo realidad cruzar la montaña, y decidí venir a la Ciudad de México a estudiar Derecho en la UNAM. Ahora estudio ahí, y llegué con las hermanas, a pesar de que no profesamos la misma religión, ellas me han apoyado, al igual que el pastor quien es el que sigue sosteniendo mis estudios en la actualidad.

– Al escuchar esta historia, todas quedamos muy tocadas, impactadas, algunas con lágrimas en los ojos y agradeciéndole a Jess que nos compartiera su vida, y en ese momento algo cambió en mí por ella que detonó una admiración muy grande por todo su ser y su fortaleza.

Ciao Bella!

Un día, recién había salido de una librería, sobre el Viale de Pedro Coubertin en Roma, me encontré con una señora que me generó una gran impresión y a la vez, por tan sólo observarla me creó una gran conciencia del sentido del estar presente, en estado de plenitud y pode transmitir aquello, poder cantar.

Mientras caminaba, veo a una señora que se veía de origen africano, que tenía un acento raro al pronunciar palabras en italiano, eso de seguro hacía énfasis a que de alguna manera ella había llegado a ese lugar. Esta señora vestía unos pantalones grandes y abultados, una blusa café y toques de colores manga larga, con un sombrero de color entre verde, naranja y rojo, de edad parecía tener más de cincuenta años  y tenía cabello corto rizado; junto a ella había una grabadora algo vieja que sonaba música un poco cerca del estilo del reggae pero no terminaba de serlo, era instrumental y muy alegre, también había una especie de caja al frente de ella en dónde se le podía dejar unas monedas, con esta imagen, la señora movía sus piernas dando como saltitos de una a otra, como bailando una danza tradicional africana en la que se mueve todo el pelvis hacia adelante y hacia atrás, ella que tenía una presencia enorme y voluptuosa (a pesar de que era grande físicamente pero delgada), una presencia también amigable y que con su voz grave y rica en armónicos y con mucha emotividad solar repetía todo el tiempo a un ritmo sincopado en relación a lo que se escuchaba en la grabadora la frase – Ciao Bella! – era impresionante solamente contemplarla, a tod@ que le veía le sacaba una sonrisa, yo, al pasar por ahí, me cautivó y me la quedé observando sola por unos minutos, ella sonreía y sonreía repitiendo al ritmo sincopado – ciao bella! -, por mi mente pasaron muchas imágenes y preguntas como Qué hacía ella ahí?, de dónde era su procedencia? por qué se ponía a repetir – ciao bella – en la calle con una grabadora vieja? qué era lo que la animaba a hacer eso, y a otras personas no en condiciones de ser migrantes ilegales? simplemente pasó por mi mente el imaginarme toda la travesía que había hecho para llegar hasta ahí, de cruzar el mar mediterraneo y que muy probablemente haya visto a gente morir, el irse de su país de procedencia con muchos problemas económicos que la orillaron a migrar y tener la capacidad de pararse en la calle a sonreirle a la gente y repetir – ciao bella – como si fuese un sol radiante que vivía en el presente. Esa imagen me creó mucho eco, sobre lo miserable que la gente puede ser con respecto a sus vidas, a las quejas, a lo material, y que a veces simplemente hay chispas y encuentros que hacen que te mueva el ánimo y pareciera magia, pero qué tal si ese ánimo lo llevásemos con nosotros? tal vez el mundo sería menos miserable, egoísta y mezquino. Entonces al hacer esa reflexión fue cuando me cayó el veinte de cuando se canta con luz, con amor, con dar al otro desde toda la experiencia de vida, desde las heridas, desde las travesías más impresionantes y aún así ser un chispazo en medio de la apatía que mueve al ánimo del mundo y simplemente repitiendo – ciao bella -.